Los medicamentos son la tercera causa de muerte

¿La seguridad de los medicamentos está suficientemente probada para cuando llegan al mercado? Es la pregunta que le hace la periodista a Joan-Ramon Laporte, Catedrático de farmacología en esta entrevista titulada Laporte: “Hay estudios que señalan que los fármacos son ya la tercera causa de muerte en países industrializados”.

medicamentos

La respuesta:

– Un estudio reciente señala que a los cinco años de su comercialización, un 25% han sido objeto de revisión de su ficha técnica. Y cerca del 8% son retirados por sus efectos adversos, porque han sido estudiados en un número pequeño de pacientes y en condiciones muy rigurosas de control que se parecen muy poco a la clínica habitual. Y luego vienen las sorpresas, pero también el fraude y la mentira.

– ¿Cómo cuál?

– En 2004 Vioxx, de Merck, que se vendía como un antiinflamatorio con una seguridad gastrointestinal a prueba de bombas.

En las investigaciones judiciales se supo que, antes de comercializarlo, el laboratorio ya sabía que elevaba el riesgo de infarto de miocardio.

En 2001, en nuestro boletín del Institut Català de Farmacología publicamos que producía infarto de miocardio y que el laboratorio lo estaba escondiendo por dinero: su precio era 20 veces más caro que los demás antiinflamatorios.

Merck, que nos llevó a juicio y ganamos, lo retiró. Más tarde se vio que también mataba de arritmias, de insuficiencia cardiaca y accidente vascular-cerebral. Calculo que en todo el mundo podrían haberse registrado unas 350.000 muertes atribuibles a este fármaco, más que por el tsunami. Para que nos hagamos idea del impacto que tienen en la salud los efectos indeseados.

– ¿Así que los medicamentos matan?

– Hasta el año pasado se decía que en los países industrializados los medicamentos eran la cuarta causa de muerte tras los infartos, el cáncer y el accidente cerebrovascular. Ahora ya hay estudios que señalan que es la tercera causa de muerte.

– ¿No reparamos en los efectos secundarios?

– El omeprazol descalcifica los huesos y si una persona mayor se cae se le rompen con facilidad. En Cataluña tenemos al año 5.100 casos de fractura de fémur y calculamos que 1.100 son atribuibles al omeprazol. Otros 745 casos de fractura de fémur son atribuibles a medicamentos para dormir, hipnóticos, sedantes o ansiolíticos y unos 220 casos adicionales a antidepresivos, que te quitan reflejos, provocan debilidad…

Un nuevo estudio eleva esa cifra de 220 a 440. España es el primer consumidor mundial de medicamentos hipnóticos, sedantes y antidepresivos, vamos empatados con EE.UU. El peaje que pagamos de patología producida por estos medicamentos es enorme, de miles de muertos al año. Es como el tratamiento hormonal sustitutivo, que se puso de moda en 1995: se calcula que en EE.UU. hubo 225.000 casos de cáncer de mama atribuibles a estos fármacos. En España estimamos que fueron entre 17 y 18.000.

Sólo agregar que en 2007 publiqué mi primer libro, Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad, cuya primera parte titulé Medicamentos que matan. Este año de 2014 ha visto la luz el libro del médico danés Peter Götzsche titulado Medicamentos que matan  y crimen organizado. Cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud. Lo que parecía un tema tabú, que los fármacos pueden causar muertes y graves daños, hoy ya no lo es tanto.

Fuente: Miguel Jara

Aprueban un peligroso medicamento antidepresivo para los sofocos de la menopausia

La denominada Terapia Hormonal Sustitutoria (THS), que se aplica a mujeres durante la menopausia, es uno de los escándalos sanitarios más sonados por sus daños. Produce riesgo de cáncer de mama, enfermedades cardiacas, derrames cerebrales, coágulos de sangre e incontinencia urinaria. Ahora se aprueba como “alternativa” un peligroso antidepresivo.

Cuenta el médico Enrique Gavilán que tal vez millones de mujeres de todo el mundo fueron sistemáticamente “tratadas” de la menopausia con hormonas.

“Partiendo de la idea de que la menopausia era un trastorno patológico ocasionado por un defecto hormonal que era preciso corregir, la norma general era ver a toda mujer a partir de ‘cierta edad’ con terapia hormonal sustitutiva, ya sea con la excusa de mitigar sus sofocos, controlar los niveles de colesterol, evitar la osteoporosis o protegerles el corazón”. La terapia hormonal sustitutiva no sólo no protege de dichas enfermedades, sino que incrementa el riesgo de padecerlas.

Ahora la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos, conocido como FDA, aprueba la paroxetina para los sofocos menopausia.

En concreto, el fármaco aprobado se llama Brisdelle, un antidepresivo que comparte principio activo con el ya antiguo, Paxil. En EEUU, las cajas de estos comprimidos ofrecen un recuadro de advertencia que describe el riesgo de suicidio en niños y adultos jóvenes. Su fabricante, GlaxoSmithKline (GSK), se ha enfrentado demandas judiciales en el país norteamericano y ha tenido que desembolsar millones de dólares en compensaciones a las personas afectadas por su fármaco. Esta joya es la que ahora se le puede recetar a mujeres que NO padecen ninguna enfermedad pues los sofocos son propios de la llegada al fin de la edad fértil de la mujer, la menopausia. Algo natural.

Tomar hormonas para la menopausia es peligroso y hay que saber que al dejar hormonas reaparece el sofoco. Y tomar antidepresivos para la menopausia, si no sabemos qué es peor, si los efectos del abandono de antidepresivos o la propia depresión.

En fin, aquí informamos de tanto despropósito (a veces hecho a propósito, si como decimos GSK se ha enfrentado a esas compensaciones económicas, está claro que es porque ocultó información sobre los riesgos de Paxil).

Fuente: http://www.migueljara.com 

El plátano como la Maca: un producto lleno de beneficios

Banana-Bioplastic

Como antidepresivo, regulador estomacal, alivio para resacas y mucho más, el plátano es mejor que muchas medicinas y una fuente de bienestar emocional.

Los plátanos, esa fruta oblonga que está en todos los fruteros, es mucho más de lo que imaginamos. Es una verdadera fuente de consuelo existencial y un pequeño puerto de poder.

Antidepresivo: los plátanos contienen triptófano, un aminoácido que el cuerpo convierte en serotonina (la “hormona feliz”), conocida por hacer que nos relajemos, mejoremos nuestro estado de ánimo y hacernos sentir más felices en general. Además, el plátano es una buena fuente de vitaminas B, las cuales, en combinación con el triptófano, tiene efectos realmente positivos sobre la depresión y la tristeza.

Regula el síndrome PMS: olvídate de las pastillas, cómo plátanos. La vitamina B6 que contiene regula los niveles de glucosa de la sangre, lo cual puede afectar tu humor. Además, debido a todos los electrolitos que contiene, te da un golpe de energía y contrarresta el letargo del síndrome premenstrual.

Contra la anemia: alto en hierro, el plátano puede estimular tu producción de hemoglobina en la sangre y por lo tanto ayuda en casos de anemia.

Presión sanguínea: esta fruta tropical es extremadamente alta en potasio y baja en sal, lo cual la hace perfecta para regular la presión sanguínea.

Desempeño mental: además de las vitaminas B, el potasio es indispensable para las neuronas del cerebro. La falta de este electrolito puede llevar a una “niebla mental” y otros problemas cognitivos. Un estudio del 2013, publicado en Journal of Neuroscience Letters investigó la suplementación del potasio y los niveles de radicales libres en el cerebro. Después de 20 días de suplementación con potasio. Los niveles de radicales libres nocivos se redujeron considerablemente y redujeron la cantidad de daño oxidativo que ocurría en los sujetos de las pruebas. Ya que el daño oxidativo lleva a un desmejoramiento de la función cerebral, el potasio contrarresta este efecto y previene el daño mental.

Promueven la regularidad: como muchas otras frutas y verduras, los plátanos son una excelente fuente de fibra soluble. La fibra es necesaria para mantener la regularidad. Recuerda incorporar plátanos a tu dieta regular para evitar el estreñimiento y otras condiciones relacionadas con los intestinos. Los plátanos ayudan a restaurar la función digestiva, especialmente si tienes diarrea.

Picaduras de mosquito: antes de ponerte alguna crema contra las picaduras de mosquito, trata de untar el área afectada con el interior de la piel de un plátano. Reduce increíblemente la inflamación y comezón.

Una de las maneras más rápidas de curar una resaca de alcohol es hacer un licuado de plátano, endulzado con miel. El plátano calma al estómago y, con ayuda de la miel, reconstruye los niveles de azúcar en la sangre. La lecha también calma y rehidrata tu sistema.

Calma los nervios: De las ocho vitaminas B conocidas, los plátanos son una excelente fuente de cinco de ellas –tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), pridoxina (B6) y ácido fólico (B9): La uente base el sistema nervioso. Estas vitaminas B ayudan al cuerpo a digerir y usar otros nutrientes, mientras que también cuidan del corazón, los músculos y los nervios.

Las vitaminas B ayudan a producir y mantener nuevas células y son esenciales para las reacciones bioquímicas del cuerpo.

Los plátanos son realmente un ‘remedio natural’. Si los comparas con las manzanas, tienen cuatro veces la proteína, dos veces los carbohidratos, tres veces el fósforo,cinco veces la vitamina A y el hierro y dos veces las otras vitaminas y minerales.

Fuente: http://www.ecoosfera.com

La música como “medicamento” para el corazón

El matemático griego Pitágoras decía que la música curaba el alma. Ahora, las investigaciones del cardiólogo Predrag Mitrovic demuestran que, consumida en dosis diarias como “medicamento”, la música también cura y refuerza nuestro corazón.

mitrovic

Según lo descubierto por este médico serbio, una buena selección del género musical, la tonalidad y el tempo de una composición tienen efectos positivos en los pacientes con enfermedades cardíacas, porque inicia la secreción de endorfinas, las conocidas como hormonas del placer.

“Cuando se segregan en cantidad suficiente, reducen las frecuencias cardíacas y causan la caída de la presión arterial, lo que es lo más importante cuando el corazón está dañado”, explica el doctor Mitrovic en declaraciones a Efe.

Su “receta” prescribe que la música, seleccionada para cada paciente por separado, se “tome” dos veces al día, con una dosis mínima de 12 minutos cada una, tiempo necesario para poner en marcha los complejos mecanismos en el organismo que dan buen efecto.

Las investigaciones de Mitrovic, cardiólogo en el Centro clínico de Belgrado y docente en la Facultad de Medicina, se realizaron entre 2002 a 2009, con varios experimentos de dos años de duración.

La investigación no ha parado desde entonces, con diferentes enfoques y, según el médico serbio, los resultados son alentadores.

“El estudio se hizo en los pacientes previamente operados de corazón, con “baipás”, que después sufrieron un infarto cardíaco. Más tarde, observamos también otros pacientes”, explica el cardiólogo, aficionado de la música desde la infancia.

La idea inicial de vincular música y problemas cardiacos nació hace más de doce años, cuando cobraban popularidad los conceptos de que la “vida dulce” se recomienda sólo en cantidades muy reducidas.

Con consumir un vaso de vino tinto, un poco de chocolate pero con alto porcentaje de cacao, unas cuantas almendras o avellanas al día, y actividades físicas moderadas bastaba.

Y ¿qué pasaba con el consumo de la música?. ¿Había que limitarlo o controlarlo de alguna manera?, se preguntó entonces Mitrovic.

Al escuchar música empezó primero a seguir sus propias reacciones, medirse la presión arterial y el latido del corazón, y notó algunas regularidades.

“Decidí investigar si es posible controlar la música, darla al paciente como se toman medicamentos, en dos o tres dosis, y si esa música que se receta al paciente tiene efecto de medicamento”, dice.

Para establecer con exactitud la reacción del enfermo a la música clásica, jazz, rock, pop o folclórica, observó el movimiento de sus pupilas, un complejo mecanismo neurológico que refleja el efecto en el organismo.

Además del género, es necesario determinar la tonalidad y el tempo, otros dos elementos clave, según sus investigaciones, para elaborar recopilaciones musicales específicas para cada paciente.

Se cambian las composiciones cada dos o tres meses para que los pacientes no se acostumbren y pierdan la concentración necesaria.

Se usa, ante todo, la música instrumental, para evitar que las letras provoquen emociones adicionales.

La música clásica da un efecto positivo en la mayoría de los enfermos, indistintamente de sus preferencias musicales.

“Lo esencial es que cada paciente tenga su música, porque cada uno reacciona a la música que le gusta y también a la que agrada a su organismo. Cada persona es una historia por sí”, explica.

La investigación abarcó 740 pacientes, divididos en dos grupos iguales, con características similares. Un grupo tenía incluida la música entre los medicamentos que tomaban.

Los controles y análisis regulares mostraron que en el grupo al que se aplicaba música hubo menos ataques cardíacos, anginas de pecho, muertes y nuevas operaciones y, también, una notable caída de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca.

Los resultados fueron presentados por primera vez en un congreso de cardiólogos europeos en Barcelona en 2009.

Desde entonces, el doctor Mitrovic comparece con los estudios actualizados en prácticamente todos los congresos internacionales de cardiología.

El potencial de investigación es enorme y el equipo de Mitrovic, junto con gastroenterólogos, ha empezado a investigar si la música aplicada reduce la excesiva excreción de acidez que puede causar úlcera, ya que el efecto de la música discurre por el nervio vago, tanto para el estómago como para el corazón.

Todas las prácticas naturales y saludables, como tomar Maca LpCh cada día, son la mejor “medicina”.