Pescado ¿No tan sano?

El consumo mundial de pescado se ha duplicado en los últimos 40 años. El aumento de la demanda ha generalizado métodos de producción intensiva, criaderos superpoblados con aguas contaminadas por antibióticos y productos tóxicos.

“Pesticidas, conservantes, mercurio y hasta radiactividad son algunas de las sustancias que han transformado, a ese pescado, de un alimento sano en un producto de dudosa fiabilidad”.

Reflexiona sobre estos controvertidos métodos de producción intensiva, cómo amenazan a una industria pesquera, que podría verse afectada por un problema de seguridad sanitaria.

Todavía no se explica de dónde proceden tantas enfermedades neurológicas en niños, o la plaga de cáncer que azota actualmente a la humanidad…

http://www.rtve.es/television/20141010/documentos-pescado-tan-sano/1027107.shtml

http://vimeo.com/110848184

 

Los tóxicos nos hacen menos inteligentes: las 12 toxinas que acaban con tu cerebro

Una de las claves para entender porqué hay una “epidemia” de lo que denominamos hiperactividad o Trastorno por déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) son los tóxicos cotidianos. En realidad, de casi todas las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer o el Parkinson y de otras muchas.

 Tóxicos

Las últimas líneas de investigación se están centrando en las denominadas neurotoxinas: una serie de sustancias químicas, de origen animal, vegetal o de naturaleza inorgánica, capaces de alterar el funcionamiento del sistema nervioso.

Hay al menos una decena de sustancias responsables de la generalización de los problemas conductuales y cognitivos. Son insecticidas, disolventes y otras sustancias presentes en multitud de productos de uso cotidiano. ¿Sus nombres? raros para el común de los mortales pero conocidos de los especialistas desde hace ya muchos años: metilmercurio, bifenilos policlorados, etanol, plomo, arsénico, tolueno, manganeso, fluoruro, clorpirifos, tetracloroetileno, difeniléteres polibromados y DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano).

El metilmercurio por ejemplo se encuentra en las vacunas como conservante. El plomo en las gasolinas, luego en el aire que respiramos.

Los clorpirifos los están echando estos días en la vegetación de vuestras piscinas para que estén “limpias” de bichitos.

El informe en el que se basa la información de Gil es el titulado Neurobehavioural effects of developmental toxicity y publicado en The Lancet.

El periodista explica la “polémica”, más bien estrategia de confusión, que llevan a cabo las compañías químico tóxicas para distraer a la población y continuar comercializando sus productos.

La idea de que la dosis hace el veneno, según reza la regla básica de la toxicología por la que la exposición en las cantidades legalmente permitidas es segura para la salud, cae por su propio peso; ¿qué sucede entonces con los casos de personas que padecen el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM)?

A estas se les desencadenan sus síntomas al contacto con dosis muy muy bajas de cualquier producto tóxico. Además, la constitución genética de las personas y por tanto su capacidad de desintoxicación del organismo es muy diferente, algo que no se tiene en cuenta al comprobar la “seguridad” de los citados productos (cuando se comprueba, claro).

El mayor peligro está durante el embarazo, aseguran los científicos que han publicado el informe.

Comiendo productos orgánicos durante el embarazo puede reducirse la exposición del feto hasta en un 80%” (…)

Los niños de todo el mundo estarán expuestos a ellas mientras perjudican de manera silenciosa su inteligencia y alteran sus funciones cognitivas. Una barrera para el éxito y los logros de toda una sociedad.

Cerebro

Creo que esto nos ayuda a reflexionar sobre la necesidad de encaminarnos con urgencia a una sociedad ecológica. Además podemos entender mejor qué está ocurriendo con nuestra infancia, a la que se diagnostican cosas como hiperactividad cuando en muchos casos puede que lo que estén esos niños es intoxicados (de manera paradójica se suelen luego recetar medicamentos como metilfenidato que no son otra cosa que potentes tóxicos).

Si estamos intoxicados puede comprobarse con cierta facilidad (aunque los test no son baratos) y también con cierta eficacia pueden llevarse a cabo tratamientos de desintoxicación. Pero lo más importante es prevenir.

 Fuente: http://www.migueljara.com