¿Es posible estar conectados sin estar contaminados?

Hace unos días fue el Día de la Discapacidad. Una de las caras olvidadas de la misma es la Electrohipersensibilidad (EHS) o la enfermedad que provoca la contaminación electromagnética. Las personas afectadas en Europa exigen su reconocimiento oficial como enfermedad ambiental, algo en lo que les lleva “ventaja” otro colectivo machacado por otra de las contaminaciones modernas, la de los productos químicos. Me refiero a los enfermos de Sensibilidad Química Múltiple (SQM).

La electrohipersensibilidad está producida por la contaminación electromagnética generada por las tecnologías móviles e inalámbricas: antenas de telefonía y radiotelecomunicaciones, teléfonos móviles e inalámbricos, tablets, Wi-Fi, los nuevos contadores inteligentes instalados por las compañías eléctricas, los hornos microondas o los vigila-bebés.

Las personas afectadas se ven obligadas a evitar estas fuentes de radiaciones, pudiendo sufrir el abandono de su vivienda, la pérdida de su trabajo y la falta de accesibilidad a los servicios públicos básicos (sanidad, educación o transportes), lo que se traduce en una situación de desigualdad.

wifi

En la actualidad, la electrohipersensibilidad afecta a un 3-5% de la población en Europa y se calcula que, si no se toman medidas protectoras, en el año 2020 afectará al 50% de la población.

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, institución de máximo peso en la defensa de los derechos humanos, recomendó a los Estados miembros en su Resolución 1815 prestar especial atención a las personas EHS, afectadas por un síndrome de intolerancia a los campos electromagnéticos y establecer medidas especiales para protegerlas, incluida la creación de “zonas blancas” no cubiertas por las redes inalámbricas.

Tanto el Parlamento de Navarra como el Parlamento vasco se han adherido este mismo año 2014 a la citada resolución 1815 del Consejo de Europa. También el Parlamento Europeo en su Resolución de 2 de abril de 2009, sobre las consideraciones sanitarias relacionadas con los campos electromagnéticos, pidió a los Estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan como una discapacidad la hipersensibilidad eléctrica.

A muchos de quienes leáis esto os parecerá raro el asunto pero es una realidad “fantasma”, escondida. Alejadas de la “civilización” estas personas viven por lo general encerradas en sus casas pues el mundo convencional, atravesado por ondas electromagnéticas, se les hace imposible habitar.

Quizá os estéis preguntando: ¿es posible estar conectados sin estar contaminados? Ese es el reto. Para estas personas es demasiado tarde y aspiran a lo inmediato, desintoxicar su cuerpo de radiación. ¿El resto? Es obvio que estamos en peligro pues vivimos las 24 horas del día expuestos a lo mismo que enferma a otros.

Es urgente que las administraciones públicas actúen para encontrar un equilibrio entre las comodidades que nos dan las tecnologías inalámbricas y los males que pueden provocarnos. En pueblos como Olvera (Cádiz), grupos políticos de distinto signo hace tiempo que se pusieron de acuerdo para declararlo libre de contaminación electromagnética.

Fuente: Miguel Jara

Anuncios

Se ratifica con un nuevo estudio que el wifi afecta a los testículos

Publicado por: Joan Carles López Sancho (Experto en Geobiología y radiaciones en el hábitat Director de Gigahertz Formado en diferentes seminarios de Gigahertz-Solutions, en Langenzenn(Alemania). Miembro de GEA (Asociacion de Estudios Geobiologicos). Formación Instituto Hartmann (Electrosmog y geobiologia).

Este nuevo estudio certifica el riesgo a perder funciones de reproductividad por la afectación de la radiación en los testículos, se encontró la disminución de esperma, volumen y otros parámetros que se describen a continuación, el problema viene acompañado de un exceso de confianza a la hora de trabajar con unas redes que son como la mayoría de las redes inalámbricas, un verdadero y creciente peligro para la salud, este pone en peligro la calidad seminal y la reproducción de futuros individuos. El trabajo con los diferentes equipos y aparatos wifi, ya sea en el trabajo como en la propia vivienda, supone aumentar más el riesgo de exposición por la cercanía de estos aparatos que del propio router que solo queda relegado con un enlace , pero que el resto de equipos que se conecten a este router, se conviertan en puntos de emisión y recepción, lo que los hace bastante peligrosos, por proximidad y por el relajamiento en los hábitos y la ignorancia de los efectos y precauciones que se tendrían que tomar y que las compañías, ya sean de servicio o de fabricación de estos equipos no nos informan de ello (algunas relegadas a una línea en lo más recóndito del manual y otras lo eliminan como Apple). Más de un 200% en poco más de un año han aumentado los equipos de consumo wifi en el hogar:

  1. Cámaras de fotos.
  2. Puntos de acceso.
  3. Antenas interiores repetidoras de cobertura.
  4. PLC wifi.
  5. Discos duros wifi.
  6. Sistemas de alarma.(detectores de movimiento).
  7. Smartphones.
  8. Tabletas (es donde se ha notado más la subida, y lo más grave y preocupante, es la utilización en niños muy pequeños).
  9. Smart TV.
  10. Ordenadores portátiles.
  11. Ordenadores de sobremesa.
  12. Empresas de domótica que utilizan el wifi como único medio de “smart grid”(red inteligente).
  13. electrodomésticos wifi
  14. Utilización de sistemas 3G y sobre todo 4G en espacios cerrados.
  15. Consolas de videojuegos.

wifi

Os dejo a continuación con el estudio…

Efecto de la exposición a largo plazo de la radiación de radiofrecuencia de 2,4 GHz emitida por los equipos Wi-Fi en las funciones de los testículos

Efecto de la exposición a largo plazo de la radiación de radiofrecuencia de 2,4 GHz emitida por los equipos Wi-Fi en las funciones de los testículos
24 de enero de 2014

Suleyman Dasdag 1 , Muzaffer Taş 2 , Mehmet Zulkuf Akdag 1 y Korkut Yegin 3
1 Departamento de Biofísica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Dicle ,Diyarbakir, Turquía , 2 Departamento de Inseminación Artificial de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Namik Kemal ,Tekirdag , Turquía y 3 Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, RF Electrónica y Radar Research Laboratory, Universidad Yeditepe , Estanbul , Turquía.

testiculos

Abstracto

El objetivo de este estudio fue investigar los efectos a largo plazo de la radiación de radiofrecuencia (RFR) emitidos por un sistema de fidelidad inalámbrica (Wi-Fi) en los testículos. El estudio fue realizado en 16 ratas Wistar albinas ratas macho adultas, dividiéndolos en dos grupos como simulada ( n º 8) y la exposición ( n º 8). Ratas en el grupo de exposición fueron expuestos a la radiación 2.4 RFR GHz para 24 h / d durante 12 meses (1 año).

El mismo procedimiento se aplica a las ratas en el grupo control simulado, excepto el sistema Wi-Fi se apagó. Inmediatamente después de la última exposición, las ratas se sacrificaron y se extrajeron los órganos reproductivos. Motilidad (%), concentración (× 10 6 / ml), los defectos de la cola (%), defectos de la cabeza (%) y defectos morfológicos totales (%) de los espermatozoides y peso de los testículos (g), epidídimo izquierdo (g), próstata ( g), se determinaron las vesículas seminales (g).

También se midieron diámetro Seminífero túbulos (m) y el espesor de la túnica albugínea (micras). Sin embargo, los resultados fueron evaluados mediante el uso de la puntuación de Johnsen. Defectos Head aumentaron en el grupo de exposición ( p  <0,05) mientras que el peso del epidídimo y las vesículas seminales, de diámetro túbulos seminíferos y espesor túnica albugínea se disminuyó en el grupo de exposición ( p  <0,01, p  <0,001, p  <0,0001). Sin embargo, otras alteraciones de otros parámetros no se encontraron significativa ( p  > 0,05).

En conclusión, se observó que la exposición a largo plazo de 2,4 GHz RF emitida por Wi-Fi (2,420 mW / kg, 1 g promedio) afecta a algunos de los parámetros reproductivos de las ratas macho. Sugerimos a los usuarios de sistemas Wi-Fi, evitar la exposición a largo plazo de las emisiones de radiofrecuencia de los equipos Wi-Fi.

Fuentes: informahealthcare.com radiaciones.wordpress.com